15 beneficios de dormir la siesta

Un gran número de adultos en todo el mundo padece de somnolencia diurna y una pequeña cabezadita de sueño de recuperación puede ser el antídoto perfecto. En realidad, las siestas ayudan a mucho más que a reducir el cansancio. Las siestas pueden tener mala reputación sobretodo fuera de España, pero empieza a parecer que eso es totalmente injustificado. De hecho, hay un gran número de beneficios de la siesta para tu salud y bienestar general.

¡Aquí están nuestros beneficios para la salud favoritos de dormir la siesta!

1. Reduce la privación de sueño

Una gran cantidad de personas simplemente no duermen lo suficiente, ya sea por insomnio, horarios ocupados o factores externos como la contaminación acústica. Los efectos de la privación de sueño pueden incluir irritabilidad, nubosidad mental, letargo e incluso una mayor sensibilidad al dolor. Una siesta puede ayudar a compensar las horas de sueño que faltan por la noche, reducir estos síntomas y aumentar la sensación de descanso.

2. Ayuda a mantenerte en sintonía con tu reloj corporal natural

El cuerpo humano suele experimentar de manera natural cansancio a media tarde, y aún así muchos de nosotros nos sentimos demasiado ocupados o de alguna manera culpables al echar una siesta. Pero siguiendo los ritmos naturales del cuerpo y tomando una siesta energética por la tarde cuando se está cansado puede resultar en una mayor productividad.

3. Mejora el estado de ánimo

Las personas que sufren depresión suelen experimentar un empeoramiento de los síntomas durante los momentos de sueño de baja calidad. Pero todo el mundo puede aprovechar los beneficios de la siesta para mejorar el estado de ánimo. Las siestas pueden aumentar la producción de serotonina, conocida como la «hormona de la felicidad».

4. Aumenta el estado de alerta

Incluso algo tan aparentemente insustancial como dormir veinte minutos puede dar un inmediato y potente impulso a tu estado de alerta y habilidades motoras. Después de tomar una mini siesta, puedes experimentar una oleada de energía y claridad. Tomar lo que se conoce como una  «power nap» o «siesta de la NASA» de 26 minutos ha demostrado que mejora el estado de alerta en un 54%.

5. Reduce el  estrés

Una pequeña siesta puede aumentar la producción de una hormona que bloquea ciertas sustancias químicas causadas por el estrés. Puede ayudar a minimizar tanto la tensión corporal como la mental, lo que a su vez ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas. En un estudio reciente, se descubrió que la siesta tiene un efecto positivo en los niveles de noradrenalina, la «hormona del estrés» que está relacionada con el aumento de la frecuencia cardíaca, la presión arterial y el azúcar en la sangre del cuerpo.

6. Mejora la productividad en el trabajo

Winston Churchill, Bill Clinton, Albert Einstein y Margaret Thatcher eran grandes defensores de una tarde de descanso. Empresas como Google han introducido «cápsulas de siesta» para permitir a sus empleados un corto descanso de sueño mientras están en el trabajo. El tiempo que se pasa durmiendo se recupera fácilmente en los inmediatos incrementos de productividad que generan.

7. Reduce la ansiedad

Además de los evidentes beneficios físicos, las siestas son también un respiro psicológico de las preocupaciones y el estrés del día. A menudo, tomarlas puede actuar como un «descanso» de la vida en el que se puede ganar claridad y distancia de los problemas. Esto también puede ayudar a volver a un problema con una determinación e ideas renovadas.

 

La siesta reduce la ansiedad

8. Potencia la concentración

Investigadores de la Universidad de Harvard han descubierto que el cerebro utiliza el sueño para revitalizar los circuitos neuronales utilizados en la concentración, lo que no sólo aumenta la memoria sino también  las habilidades y competencias recién adquiridas. Consecuentemente ayuda a trabajar mejor después de dormir. Esto significa que después de una siesta, lo que se ha aprendido recientemente se ha consolidado, y el cerebro es más capaz de poner toda su atención en las próximas tareas que se lleven a cabo.

LEER  Todos los tipos de almohadas en España

9. Mejora la memoria

Muchos estudios han comprobado que las siestas tienen un impacto muy positivo en la memoria a corto plazo. Para ellos muestran a un grupo de estudiantes cierta información y luego comprueban cómo los que durmieron la siesta inmediatamente después retuvieron lo que habían aprendido un 10% mejor. Aún más interesante es que cuando se volvieron a comprobar los resultados en intervalos de dos y cinco días, la retención de información se mantuvo igual de alta. Los estudiantes que no dormían la siesta también retuvieron la información mucho peor durante los días siguientes.

10. Puede ayudar con el dolor de cabeza

Se han encontrado evidencias prometedoras de que las siestas son una forma de combatir los dolores de cabeza generados por la tensión. Además, dormir mal o tener una falta de sueño pueden ser desencadenantes de migrañas y dolores de cabeza, y las siestas pueden ser una forma útil de contrarrestarlas.

11. Refuerza el sistema inmunológico

La privación del sueño o la mala calidad del sueño pueden tener un impacto muy negativo en el sistema inmunológico. La falta de sueño afecta negativamente a la molécula reguladora del sistema inmunológico llamada interleucina-6, y la siesta es una forma eficiente de potenciarla en el cuerpo. Esto podría significar que quienes duermen la siesta tienen menos probabilidades de resfriarse o enfermarse, lo que es beneficioso tanto para el cuerpo como para la salud mental y la productividad laboral.

12. Baja la presión sanguínea

Según un estudio del Allegheny College de Pennsylvania, una siesta de hasta 45 minutos por la tarde puede ayudar a reducir la presión arterial después de una situación de estrés, lo que puede mejorar enormemente la salud del corazón. También parece haber cierta correlación entre la siesta y una menor prescripción de medicamentos para la hipertensión. La siesta podría ser un factor potencial para reducir el riesgo de ataques cardíacos y otros eventos cardiovasculares.

13. Mejora la piel

Durante el sueño, el cuerpo regenera las células de la piel, lo que puede dar lugar a una piel más brillante, más sana y de aspecto más joven. Reducir la falta de sueño también puede reducir las ojeras y hasta mejorar la vista.

14. Potencia la pérdida de peso

A la hora de perder peso dormir la siesta puede ser lo que marque la diferencia. Un sueño bien programado a media tarde puede ayudar a los que están a dieta a atravesar la zona de peligro del hambre y despertarse sintiéndose igual de refrescados o satisfechos. Las siestas también pueden ayudar al cuerpo a digerir mejor el azúcar y los carbohidratos.

15. Reduce la dependencia a la cafeína

Aunque la cafeína puede hacer que te sientas más alerta, en realidad puede disminuir el rendimiento de funciones cerebrales clave como la memoria. Así que la próxima vez que tomes una taza de café, considera en su lugar una pequeña «siesta energética», para un efecto similar pero sin los nervios. Además, una siesta corta por la tarde es mejor que un café solo, ya que es mucho menos probable que perturbe tu capacidad de dormirte más tarde esa noche. Las siestas son una forma saludable y natural de aumentar la energía y vencer la somnolencia.


0 comentarios en “15 beneficios de dormir la siesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *