¿Por qué dormimos?

Todos sabemos cómo nos sentimos cuando dormimos bien y cuando no hemos dormido lo suficiente. Cuando dormimos, somos más felices, tenemos más energía y hasta aprendemos cosas nuevas más fácilmente. Cuando no dormimos, nos sentimos desenfocados, exhaustos e irritables. Es fácil distinguir los efectos del sueño en nuestros cerebros y cuerpos pero no llegamos a entender del todo por qué dormimos.

¿Cuál es el propósito del sueño? ¿Cuánto saben los científicos del sueño sobre la forma en que pasamos un tercio de nuestras vidas?

Nota: El contenido del Foro del Colchón es de naturaleza meramente informativa y no debe reemplazar el consejo y la supervisión médica de un profesional capacitado. Si crees que puedes estar sufriendo algún trastorno del sueño o condición médica, por favor solicita atención médica inmediatamente.

La teoría de la inactividad

Décadas de investigación han demostrado que el sueño es esencial para la vida. Todos los organismos vivos requieren de sueño y muestran déficits en su funcionamiento sin él. Hay varias teorías acerca de por qué dormimos, y por qué necesitamos pasar tanto tiempo haciéndolo.

La Teoría de la Inactividad, también conocida como Teoría de la Inactividad Adaptativa, explica el sueño como un mecanismo de protección que mantiene a los seres humanos y a otros animales diurnos seguros durante la noche. El impulso del sueño puede haber evolucionado en respuesta a la vulnerabilidad a los depredadores y a la incapacidad de ver claramente en la oscuridad.

Por que dormimos

La teoría de la inactividad se apoya en la idea de que los seres humanos que eran menos vulnerables por la noche tenían una ventaja competitiva sobre los que estaban despiertos y en movimiento. La actividad nocturna podría asociarse con un mayor riesgo de accidentes y susceptibilidad a los depredadores.

El sueño puede haber sido particularmente protector de los niños, que podrían haber sido más propensos a perderse o lastimarse durante la noche. La selección natural puede haber favorecido a nuestros ancestros humanos que permanecieron inactivos y fuera de peligro después del anochecer.

La inactividad puede ser la razón por la que el sueño evolucionó para durar una noche completa, durante las horas de mayor oscuridad y vulnerabilidad. El sueño durante la noche también puede haber evolucionado para preservar la actividad durante el tiempo más eficiente del ciclo de 24 horas: las horas de luz del día, cuando las presas y los alimentos son más accesibles.

El contra-argumento de esta teoría es que la conciencia es más protectora que el sueño, incluso si permanecemos tranquilos y quietos durante la noche.

La teoría de la conservación de la energía

La evolución puede haber favorecido a nuestros antepasados humanos y a los animales que permanecían inactivos por la noche y durante partes del día. Cuando los seres humanos estaban evolucionando, el alimento era escaso y las presas menos disponibles, haciendo que la conservación de las calorías y las reservas de energía fueran esenciales para la supervivencia. 

El sueño no sólo conserva las reservas de energía existentes, sino que reduce la necesidad de consumir alimentos adicionales durante las horas en que el cuerpo descansa. La digestión se reduce al mínimo mientras dormimos y el metabolismo disminuye en un 10%. La temperatura corporal baja y la demanda de calorías disminuye, reduciendo aún más la necesidad de energía.

Dormir conservando energía

El sueño con movimientos oculares no rápidos y la regulación de la temperatura corporal evolucionaron al mismo tiempo, lo que sugiere según los científicos que la conservación de la energía fue un factor importante en el desarrollo de ambas funciones corporales.

Aunque la presión sanguínea, el ritmo cardíaco y la actividad cerebral aumentan por encima de los niveles de sueño no REM durante el sueño REM, los músculos se paralizan, lo que impide la actuación de los sueños y minimiza el uso de la energía.

La teoría de la conservación de la energía puede estar relacionada con la teoría de la inactividad. El sueño puede ser un mecanismo protector que protege al cuerpo de los depredadores y los accidentes, así como del gasto ineficiente de calorías.

Algunos científicos creen que la energía que ahorramos mientras dormimos no es suficiente para explicar la cantidad de tiempo que se pasa durmiendo, o la “pérdida” de tiempo que podríamos estar utilizando para cazar, recoger comida y defenderse de los depredadores.

La teoría restauradora

La premisa de la Teoría Restauradora es que el sueño evolucionó para ayudar al cerebro y al cuerpo a reparar y restaurar las fibras musculares, la función inmunológica y la actividad celular, así como a reparar otros procesos fisiológicos importantes.

La Teoría de la Restauración se apoya en la investigación sobre la síntesis de proteínas en la reparación de los tejidos. Las tasas de síntesis de proteínas son mayores durante el sueño, lo que hace que el sueño sea esencial para la curación.

El cerebro se somete a su propia forma de reparación durante el sueño, cuando las células gliales limpian las proteínas tóxicas de los tejidos cerebrales mediante el líquido cefalorraquídeo. Estas proteínas incluyen el amiloide y el tau, sustancias implicadas en la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia. (referencia)

El sueño es crucial para la restauración y el mantenimiento de la función inmunológica. La conexión entre el sueño y la inmunidad está respaldada por estudios que demuestran que los animales pierden toda la función inmunológica cuando se les priva de sueño.

Algunos procesos corporales se producen en gran medida o exclusivamente mientras dormimos, como por ejemplo:

  • Liberación de la hormona de crecimiento
  • Reparación de tejidos y ADN
  • Crecimiento muscular
  • Liberación de citoquinas y otras moléculas de apoyo inmunológico

La Teoría Restauradora hace referencia a la acumulación del neuromodulador adenosina durante la vigilia. La adenosina, un subproducto de la actividad celular y el consumo de energía, causa somnolencia a medida que los niveles se elevan en el cerebro en el transcurso del día. El impulso para dormir aumenta junto con los niveles de adenosina, que disminuyen una vez que se duerme.

La teoría de la plasticidad cerebral

Una teoría más reciente sobre la evolución del sueño es la Teoría de la Plasticidad Cerebral. La plasticidad cerebral se refiere al cambio del cerebro en el curso de una vida.

Los cambios en el cerebro pueden tomar las siguientes formas:

  • Ciertos tipos de actividad pueden desplazarse a otra área del cerebro
  • La proporción de materia gris puede cambiar
  • Las sinapsis pueden fortalecer o debilitar
  • Las neuronas individuales pueden cambiar en respuesta a las experiencias o la edad
  • Recuperación después de un derrame cerebral u otra lesión
Plasticidad neuronal al dormir

El sueño tiene un claro papel en el desarrollo del cerebro con el paso del tiempo. Los bebés pueden dormir hasta diecisiete horas cada día, y pasan la mayor parte de ese tiempo en el sueño REM o en el de ondas lentas, ambos asociados con el procesamiento de la memoria.

El sueño puede ayudar al cerebro a reestructurarse y reorganizarse, así como a aprender y realizar tareas cognitivas. Algunos estudios muestran que el sueño afecta la fuerza y la velocidad de las sinapsis entre las neuronas. El sueño no sólo puede restaurar la capacidad de aprendizaje, sino que también puede moldear la forma en que los organismos aprenden al aumentar la capacidad de la memoria a largo plazo y otros procesos cognitivos esenciales.

Los efectos de la privación del sueño pueden ser útiles para demostrar el impacto del sueño en la plasticidad del cerebro. Sin suficiente sueño, el cerebro sufre rápidamente déficits cognitivos, que pueden incluir:

  • Mala concentración
  • Reducción del rendimiento en las pruebas de memoria
  • Irritabilidad
  • Reducción de la función ejecutiva
  • Disminución de la capacidad para resolver problemas

Además de sus efectos sobre la memoria y la plasticidad del cerebro, el sueño puede tener otros efectos fisiológicos de gran alcance. Puede ayudar al sistema nervioso a “reiniciarse” y a comprobar las conexiones entre el cerebro y los sistemas de todo el cuerpo, como los sistemas digestivo y cardiovascular. El impacto del sueño en el sistema inmunológico es tan importante que las vacunas invocan una respuesta inmunológica más fuerte en los receptores que duermen que en los que no han dormido debidamente.

Conclusión

Aunque ninguna de las teorías de por qué dormimos se ha probado más allá de toda duda, está claro que el sueño es esencial para la vida. Sin dormir, casi todos los organismos vivos mueren en unas pocas semanas.

Ya sea que el sueño haya evolucionado para ayudarnos a evitar los depredadores, conservar la energía, restaurar y reparar el cuerpo, o como parte crucial del procesamiento de la memoria y la plasticidad del cerebro, es una parte indispensable de la vida para todos o casi todos los organismos de la tierra. Los recientes avances en la ciencia del sueño nos están acercando a la comprensión de esta función esencial y respondiendo a la pregunta: ¿por qué dormimos?


0 comentarios en “¿Por qué dormimos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.