7 mitos sobre los colchones

Es hora de saber toda la verdad sobre los colchones.

Comprar un colchón nuevo se parece a elegir un seguro para el coche. Comparar beneficios y precios marca a marca llega a ser un desafío porque hay demasiadas opciones y variables que pueden influenciar. Muelles, látex, orgánico o natural, viscoelásticos y espumaciones – las combinaciones son infinitas. Y como comprar una cama nueva no es una compra frecuente (¡menos mal!), la curva de aprendizaje puede ser dolorosa.

Ser capaz de filtrar toda esa información sobre la industria del colchón y saber diferenciar qué importa realmente para ti – dormir bien cada noche – te ayudará a realizar una compra sensata basada en tus propios conocimientos. Antes de ir a la tienda de colchones, pon a punto tu sentido común y aprende a diferenciar los mitos de la verdad.

Mito sobre colchones nº1 – Hay que cambiar de colchón cada 10 años

Se suele recomendar cambiar de colchón entre 7-10 años, dependiente de su nivel de confort y apoyo. La verdad es que la vida de un colchón puede ser muy variable ya que depende de cómo lo cuides, cómo duermas y cómo de a menudo le des la vuelta.

Piensa en tu colchón como si fuese un dispositivo de alto rendimiento diseñado para dormir. Igual que unas zapatillas de correr te pueden ayudar a correr más rápido y prevenir lesiones, un colchón con un buen apoyo puede proporcionar un mejor y más saludable descanso. Sabrás cuando es hora de cambiar de colchón basándote en tus sensaciones cuando te levantas por las mañanas.

Mito sobre colchones nº2 – Los colchones duros o firmes son los mejores para la espalda

Para minimizar el dolor y las molestias y ayudar a tu cuerpo a relajarse y recuperarse, consiguiendo un sueño regenerativo, necesitas un colchón que se adapte a tus posiciones preferidas a la hora de dormir y que al mismo tiempo ofrezca un buen apoyo a todas las zonas de tu cuerpo – confortabilidad y apoyo. En general, los colchones se dividen en tres categorías:

  • Los colchones blandos o suaves tienden a adaptarse a la forma de tu cuerpo pero fallan a la hora de ofrecer un buen apoyo en la totalidad del cuerpo.
  • Los colchones de firmeza media tienden a proporcionar de manera equilibrida soporte y confort a la vez que alivian los puntos de presión en la mayoría de personas.
  • Los colchones firmes ofrecen un buen apoyo pero poco (o nada) de confort, lo que puede provocar puntos de presión y dolor.

Mito sobre los colchones nº3 – Con el colchón adecuado no te mueves durante la noche

Los bebés empiezan a dar vueltas y moverse al dormir alrededor del cuarto mes y un adulto se estima que se mueve 75 veces durante la noche – ya sea un ligero movimiento o cambio de costado completo. Nos movemos durante la noche para aliviar los puntos de presión y reducir estrés y dolor en la espalda y articulaciones. Un buen colchón reducirá el número de veces que te mueves durante la noche al aplicar un mejor apoyo a esos puntos de presión, lo que te permitirá dormir en un sueño REM más profundo y reparador.

7 mitos sobre los colchones

Mitos sobre los colchones nº4 – Tu colchón tiene que gustarte desde la primera noche

La mayoría de personas necesitan alrededor de un mes para ajustar sus cuerpos a una nueva superficie para dormir. Considerando cuánto tiempo pasamos en la cama en un periodo de 24 horas, no sorprende que nuestros músculos y articulaciones estén acostumbrados a buscar las partes más cómodas en un colchón. ¿Significa esto que solo deberías comprar un colchón que ofrezca garantías de confortabilidad? No necesariamente. Si te has informado bien, has consultado a especialistas y has probado varios colchones de diferentes tipos, la elección de tu nuevo colchón debería ser una progresión natural de todas esas actividades.

LEER  Trucos para que no te la peguen vendedores de colchones sin escrúpulos

Mito sobre los colchones nº5 – No hay que darle la vuelta al colchón nunca

Es cierto que hay muchos colchones hoy en día con una única cara, lo que significa que no hay que darles la vuelta. Entonces, ¿Cómo podemos asegurar el mejor rendimiento posible del colchón y reducir el impacto de nuestro cuerpo?

Duerme en una variedad de posiciones y áreas diferentes del colchón para tratar de igualar la superficie del colchón en su totalidad. Rota el colchón una vez al mes durante los primeros 6 meses del colchón, y de manera trimestral desde este punto.

Ten en cuenta que: cuando empiezas a dormir en un colchón nuevo, deberías rotarlo cada 2 semanas durante los primeros 2 meses. Y recuerda que las marcas que deja tu cuerpo son normales hasta los 2-4 centímetros de profundidad, esto no es un defecto estructural. Los materiales que se utilizan para el acolchado están diseñados para adaptarse a la forma y peso de tu cuerpo, y con razón.

Mitos sobre los colchones nº6 – Compra un colchón con la garantía más larga posible

La garantía de los colchones no afecta a su esperanza de vida. La garantía cubre su fabricación y materiales y así como tantos otros productos que utilizamos con mucha regularidad, es normal que se haga visible su uso y desgaste antes de que se cumpla la fecha límite de la garantía.

Al comprar un colchón, lee las condiciones de la garantía detenidamente. Es importante darse cuenta de que los costes de transporte (hacia y desde fábrica) están normalmente cubiertos en caso de reparación y cambio de colchón. Al mismo tiempo, una garantía nueva no suele aplicarse cuando te cambian el colchón.

Mito sobre colchones nº7 – Es ilegal quitar la etiqueta de tu colchón

El aviso contra retirar la etiqueta del colchón puede llegar a intimidar. La verdad es que una vez que has comprado un colchón y está en tu casa, puedes hacer lo que quieras con el. Sin embargo, si alguna vez necesitas aplicar la garantía, la etiqueta necesita permanecer en el colchón porque contiene información crítica que ayudará al fabricante a procesar tu reclamación.

¿Cuánto cuesta una buena noche de sueño? Si te gastas 2.000€ en un colchón nuevo (por ejemplo) y duermes de maravilla en el durante 7 años, el coste de dormir a gusto y saludablemente será de 1,27€ por noche – menos que el café de la mañana en mucho sitios hoy en día.

Si estás decidido a comprarte un colchón nuevo, podemos ayudarte a encontrar el mejor para ti. Deja un comentario tras este artículo o pregúntanos directamente y estaremos encantados de aconsejarte basándonos en tus preferencias para dormir.

 

 

Pregunta a Jesús Guía de colchones

 

 

2 comentarios en “7 mitos sobre los colchones

  1. Buenas tardes,

    Estoy buscando un colchón de 1’50×1’90 que me ayude a descansar mejor. Tengo escoliosis y por lo que he estado leyendo necesito un colchón más o menos rígido, tampoco me gustan los colchones en los que te hundes, así que es un punto a favor.

    He estado leyendo acerca de los componentes de diversos colchones, y entre las distintas capas de viscoelástica, antiácaros, foam y muelles ensacados al final no sé qué es lo óptimo para mí.

    Por el momento solo he ido a Dormity (por disponibilidad de horario en ese momento) y me enseñaros su colchón Lumbocare dormity.com/producto/colchones-medicinales/lumbalgia/), a priori muy cómodo.

    También necesitaría cambiar las almohadas, algo que percibo como muy importante a la hora de descansar de verdad. Y de igual modo la estructura de la cama, ya que tengo entendido que por mi problema es mejor dormir en una base completa que en un somier de láminas.

    Por lo tanto, teniendo en cuenta que el colchón iría sobre una base completa y que complementaré la comodidad con almohadas nuevas que corrijan la posición del cuello, quiero preguntaros por un colchón que sea firme de 1’50×1’80 con independencia de lechos, transpirable, termoregulable y apto para personas con problemas de espalda.

    Muchas gracias por vuestra ayuda.

  2. Aprovecho para dejaros mi experiencia con detalle, fotos y capturas… Para quien pueda serle util:

    Me decidí por el modelo Confort Plus de Hypnia, una empresa francesa, porque después de zambullirme en el agotador marketing del mundo de los colchones vi que, sobre el papel, la relación calidad precio de estos colchones parecía la mejor.

    LA COMPOSICIÓN

    Con viscos de densidades más altas que la competencia, el colchón ignoraba las infinitas capas absurdas del marketing de otras compañías, limitándose a dos. Una visco de gran densidad (85kg/m3) de 8cm de grosor para la acogida y un firme núcleo debajo (40 kg/m3). Sencillo, claro, sin tonterías del tipo geles, grafenos, soja… y demás chorradas de marketing con las que te bombardean en otras marcas.
    Además, si no me terminaba de gustar lo podía devolver. Cero riesgo (seguro? Seguir leyendo…).

    EL ENVÍO

    El colchón llegó en su caja, convenientemente prensado y al vacío, junto a las 2 almohadas de la promoción, prensadas aún más en el centro del colchón (las almohadas tendrán su capítulo aparte…)

    Un pequeño detalle inicial que no me gustó es que no llego ni factura, ni albarán, ni nada con él… aunque solo fuera para confirmar que el modelo que había en aquella caja era el que pedí y no otro. El colchón no tiene el menor distintivo del modelo así que me puse a buscar… Finalmente encontré una pegatina arrugada en la caja que hacía referencia al modelo y un folio impreso en francés (y en ningún otro idioma).

    Con un traductor averigüé que eran las instrucciones iniciales del colchón. Había que desembalarlo, dejar que se hinchase durante un par de dias y listo. Cómo llegó un jueves y yo me iba el fin de semana estuvo 4 días hinchándose sobre su respectivo canapé.

    LA PRIMERA PRUEBA

    A mi regreso, llegó el ansiado momento de probarlo. Primero hay que decir que me di cuenta que algunas esquinas nunca recuperaron completamente su forma original (Esto se repite en algunos comentarios de otros compradores en su misma pagina, pero bueno, quien duerme en una esquina? https://drive.google.com/file/d/1WBUt1uPRBEzGYn0tgPRcvrNJM-xJyRZ0/view?usp=sharing ) y que el grosor del colchón escasamente superaba los 22 cm (fotos: https://drive.google.com/file/d/1j13lzYSpSKLm6QF9s6V7rK2LI0s7wVds/view?usp=sharing
    https://drive.google.com/file/d/1I4Ky97pRnoTXcecGB1CdsdnCDpEQpKdH/view?usp=sharing ) en vez de los 25 cm que decía la publicidad. Más de un 10% del grosor anunciado había desaparecido, me pregunto si faltan de la capa de acogida o del núcleo, porque si es de la primera, estoy básicamente comprando el modelo inferior… a precio del superior.

    Todas esas pegas quedaron olvidadas al tumbarme. El colchón es firme, pero sin duda agradable. La gran densidad de la visco de acogida hace que el cuerpo se vaya hundiendo muy muy lentamente (minutos) pero también que si cambias de postura, el ‘hueco’ que dejas tarde también mucho en recuperar su forma. La primera sensación sin duda fue muy agradable.

    LA MAÑANA SIGUIENTE

    Desgraciadamente ahí se acabó lo positivo. A la mañana siguiente me desperté somnoliento con dolor de riñones (en mi vida he tenido ningún tipo de lumbalgia) y en la zona media de la espalda. Lo achaqué al lógico periodo de adaptación de cualquier colchón… …pero las siguientes noches no fueron mejores.

    Analizando el proceso tuve las siguientes sensaciones: tras los minutos en los que el cuerpo va descendiendo en el colchón, que siempre son agradables, empiezan a aparecer algunos puntos de presión y molestias en mi cuerpo. Concretamente sentía presión en la zona de las costillas flotantes y la sensación de que mi cadera se hundía un poco más que el resto de mi cuerpo inclinando ligeramente mi columna en la zona lumbar. Era una sensación sutil, ligeramente molesta pero totalmente aceptable. Imagino que al pasar horas en la misma postura se producían la falta de descanso y los dolores de la mañana siguiente.

    TESTS

    No quise reconocer que quizás me había equivocado con la compra del colchón y empecé a buscar el problema en otras partes.
    Analicé minuciosamente el canape sobre el que reposaba el colchón, incluso con un nivel, en busca de protuberancias o deformidades… nada.
    Retiré alfombras y demás para colocar el colchón directamente sobre el suelo donde pasé varias noches con idéntico resultado.
    Probé innumerables almohadas distintas (plumón, visco, celulosa..), unas 6, por si acaso.
    Finalmente examine minuciosamente el colchón buscando algún tipo de problema, abultamiento..etc pero, sinceramente, tampoco lo encontré.

    Al tumbarte inicialmente todo seguía perfecto, y a la mañana siguiente despiertas cansado y dolorido.

    Llegué a pensar que quizás era culpa mía por dormir en alguna mala postura así que busqué información, dormí en una postura correcta (no soy de los que se mueven mucho), con una almohada entre las piernas… etc. Nada. Mismo resultado.

    Pero tendría la posibilidad de hacer una prueba final. Mi pareja, con la que no convivo a diario, venía ese fin de semana a dormir a casa. Si el problema era mío ella dormiría maravillosamente bien. ‘Tu nuevo colchón es un horror’ – sentenció al dia siguiente, entre quejas por los dolores que tenía.

    La decisión estaba tomada. Después de varias semanas probándolo, el colchón, más allá del marketing, las calidades, el precio… etc había fallado en su prueba más básica… no se puede descansar en él.

    LAS ALMOHADAS

    Paralelamente a las pruebas del colchón estaba el asunto de las almohadas incluidas en la promoción.
    LLegaron en el interior del rollo de colchón. Absolutamente retorcidas y comprimidas. Imagine que, del mismo modo que el colchón recuperaba su forma, lo harían también las almohadas… pero no. Tras una semana las almohadas seguían igual (fotos: https://drive.google.com/file/d/18l8UnitOnAOUyw71K_WJOXK-tC9wTvs3/view?usp=sharing
    https://drive.google.com/file/d/1me5ESGyw17v10BeSI4aeuTk4fleMCM-l/view?usp=sharing
    )

    Llamé a Hypnia para ver qué hacíamos con esto y una señorita me indicó, muy amablemente, que las lavara a 30ºC, las dejase secar y recuperarían su forma… y así lo hice. Nada. Quedaron igual.
    Volví a llamar y me dijeron que era extraño. Que lo consultaría con su responsable y me darían una solución por email. Y así fue… la solución fue que las volviese a lavar…
    Obedecí religiosamente. Lavado a 30ª, dejar secar… mismo resultado.

    Les respondi por correo con la misma foto que adjunto aquí, sugiriendo que me envien almohadas sin prensar y devolvía estas…
    La respuesta no pudo ser más sorprendente. No podían enviarme almohadas nuevas porque estas eran ‘un regalo’. ( ‘un regalo’?! No. Forman parte de una promoción por las que he pagado 399€ y que Hypnia esta incumpliendo.)
    Si en aquel momento no me quedaban ganas de hacer muchas más pruebas sobre el colchón, aquella tontería me había dado el empujón necesario para tomar la decisión: devolverlo todo.

    Y si… las almohadas son una mierda. El souvenir del colchón. Una tontería sin la mayor importancia. Pero la gestión por parte de la empresa, precisamente de algo tan nimio proyecta una enorme desconfianza. Si con una mierda de almohada que maltratan en el proceso de prensado (si leeis los comentarios de su página veréis que lo de las almohadas que no recuperan la forma esta a la orden del día) te ponen estas pegas, ¿que pasará si a los 6 meses el colchón se deforma? No iba a esperar a comprobarlo…

    LA DEVOLUCIÓN

    Uno de los principales valores de esta compañía es la supuesta gratuidad de la devolución dentro de los 120 noches iniciales de prueba. Bien, pues leed esto antes atentamente porque vais a flipar…

    Llamé a Hypnia para iniciar el proceso e inicialmente no me pusieron ninguna pega. El transportista se pondría en contacto conmigo para recoger el colchón y yo no tendría que hacer nada. Bien.

    Al cabo de unos días recibo un correo por parte de Hypnia indicando que ‘mi pedido’ ha salido de fábrica. Escribo nuevamente a Hypnia para indicar que es una recogida, no un envío… y me dicen que, ahora sí, me pueden envíar unas almohadas nuevas y han procedido con ello. Cómo si esa fuera la razón de mi devolución. Me piden que confirme si quiero proseguir con la devolución del colchón y evidentemente lo hago.
    Y ahora llega lo más hilarante. El mismo dia recibo 2 correos: uno en francés que ese mismo día llegan las almohadas y otro diciendome que debo ser yo el que acerque el colchón a una gasolinera situada a 1km de mi casa!! Dejo captura porque entiendo que es algo difícil de creer… https://drive.google.com/file/d/19-n_MHkGiQUF-tvGTDN8Ml1yHiWAT1jq/view?usp=sharing

    Lógicamente no tengo manera de llevar a ningún sitio un colchón de 150×190 si no es contratando un transportista. ¿Dónde esta la gratuidad de la devolución? ¿Pueden enviar un transportista a entregarme unas almohadas pero no a recoger el colchón?

    Bien, pues por teléfono se me confirma que ese es el protocolo de devolución. Importante tenerlo el cuenta antes de comprar: la devolución NO SALE GRATIS

    RECOMENDACIÓN

    Evidentemente no soy experto en colchones y veo que este mercado esta saturado de artificios, nombres ridículos de supuestas tecnologías, materiales… etc. Acertar con el colchón no es nada fácil porque la prueba definitiva es dormir en ellos al menos una noche.

    Desgraciadamente este colchón, por económico que sea, por buenos que sean los materiales sobre el papel, por agradables que sean las personas que te atienden al teléfono… no supera la prueba.

    No se si será la combinación de materiales, el proceso de prensado que los daña (como en el caso de las almohadas) o que da la casualidad que mi pareja y yo de repente seamos terriblemente delicados de espalda pero, la realidad es que nosotros no descansamos y nos produjo dolor de espalda.

    Por eso, por el servicio post-venta y por su publicidad fraudulenta y salvo que seas capaz de dormirte sobre cualquier cosa sin terminar hecho un cuadro al dia siguiente, no te puedo recomendar lo más mínimo este colchón.

    Mucho me temo que Hypnia simplemente ha intentado, sin éxito, clonar el modelo de negocio de otros colchones como Marmota, Emma… etc pero desconocen el mercado, el producto, las calidades de los componentes, no lleva un mínimo proceso de control de calidad (habrán hecho estudios con gente durmiendo en ellos?), tampoco son muy hábiles en el proceso industrial (después de los numerosos comentarios de almohadas que no recuperan la forma, es necesario prensar las almohadas, con lo pequeñas y delicadas que son?) y son absolutamente negligentes en el diseño del servicio postventa (¿devolución gratuita? JA!)

    LO MEJOR: La primera prueba y la educación de las personas que atienden al teléfono (que tienen un papelón…)
    LO PEOR: Desgraciadamente… el colchón, la publicidad engañosa… vamos, todo lo demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *